16 oct. 2010

ESCUELA DE ACTUACIÓN SUSANA DI GERONIMO: Abierta la Inscripción 2011.

A partir de noviembre de 2010 se realizarán las entrevistas personales para cubrir las vacantes de los cursos que comienzan en marzo del próximo año. Los cursos son para adultos y adolescentes: Iniciación - Avanzados. Comprenden entrenamiento vocal, corporal y frente a cámara. Solicitar entrevista al 4953-1100 .

ESTRENO Lunes 18 de octubre: "Golpea, Juanita, golpea", con dirección de Susana Di Gerónimo.


"Golpea, Juanita, golpea", de Marta Albanese, con las actuaciones de Patricia Rozas y Susana Di Gerónimo, y la dirección de esta última, sube a escena el lunes 18 de octubre, en el marco de las funciones para las cooperativas, del Plan Argentina Trabaja, organizado por el Ministerio de Desarrollo Social. Las funciones seran todos los lunes hasta fines de diciembre de 2010.

Por Rodrigo Cárdenas: Esto es lo que me vino a la cabeza después de ver Kalvkott

Mientras vamos soportando la embestida de la derecha que quiere olvidar los años 70 y sus heridas, mientras periodistas de la ex izquierda nacional como Jorge Lanata esgrimen con contundencia su “Estoy harto de la dictadura”, mientras la poco sutil reaccionaria de Cecilia Pando se encadena (lejos de la gente) pidiendo la amnistía de los asesinos y mientras muchos festejan la no obtención del premio Nobel para las abuelas y mientras tantas otras cosas de este orden suceden como una defensa hipócrita de lo actuado y tratando de cambiar el relato de lo que fue el genocidio de la última dictadura militar Argentina, siempre hay lugares (además de la consabida lucha de organismos oficiales y de derechos humanos) donde el relato no hace mas que contarnos nuestra verdad.

Y que mejor que el teatro para que este relato nos atraviese y podamos entender sensiblemente la historia que nos aconteció.

La emoción de ver kalvkott aún la conservo en la piel….la piel de gallina de ver lo bien que se puede contar una historia mas que dolorosa sobre el exilio de los sudamericanos en los 70 y hacerlo con profundidad y sin faltarle toques de humor...la piel de gallina porque el relato es acompañado con excelentes climas, una precisa y armoniosa distribución del espacio escénico y una gran dirección de actores de la muy talentosa Corina Fiorillo que siempre ahonda en temáticas populares con una enorme sabiduría.

La obra de Silvina Chague cuenta la historia de María…una chica de 21 años que tiene que irse del país en 1976 rumbo a Estocolmo, dejando atrás a su hermana y a sus padres que quedan anudados a una Argentina entristecida y reprimida desde cualquier punto de vista que se la mire.

María trata ,con la obvia resistencia inicial. de empezar a armar una nueva vida en la tan pero tan diferente Suecia….ahí conoce a un Sueco que se enamora perdidamente de ella.

Paralelamente vemos el devenir de los padres…la culpa…el silencio…los reproches…

La vida transcurre, los años pasan y María va a dar a luz un bebé producto de su relación con el sueco….

La anécdota es simple y tal vez, como lo enuncia el programa de mano, la distancia, la migración forzada, la identidad y el amor sean el núcleo de una historia que lleva el nombre de una receta de cocina.

Las actuaciones son excelentes. Me tocó ver la última función de Belén Brito quien con una enorme ternura construye un personaje con tantos vaivenes emocionales…

Alejo Mango conlleva la difícil tarea de encarnar al padre culposo por el devenir de su hija y lo hace a la perfección.

También construye eficazmente a un hermano de un chileno muerto en el estadio nacional.

Susana Di Gerónimo logra una excepcional interpretación de la madre desinformada, acusadora, ciega, pero a la vez triste y emocionalmente maternal…y quien además de todo lleva la hidalguía de guardar un secreto con el único objeto de no hacer sufrir a los demás.

Nelson Rueda me pareció un actor con mayúsculas…con una ductilidad…y una sensibilidad única. Muy difícil la tarea de llevar en su piel al sueco…transmitir la ignorancia cultural e idiomática de los argentinos y además mostrarse sutil y luego afanosamente enamorado de María sin exagerar una coma.

También construye un par de personajes más con criterio…sobre todo el porteñito algo reaccionario del cuñado de María.

La historia transcurre con un interés creciente y con muchísima emoción, pero además hay momentos de muchísima comicidad bien llevados por los intérpretes y cabe añadir la importancia de la receta de cocina cuando los afectos están lejos.

Kalvkott es una obra necesaria, amable y de una inolvidable factura. Perderse Kalvkott es perderse sensiblemente un fragmento mas que trascendente de nuestra historia como país y hace bien…nos hace bien como ciudadanos aunque a algunos mercenarios les resulte mas conveniente pregonar el olvido.

Gracias a la autora, a Corina y a los actores que contribuyen a mantener viva la memoria nacional.

Rodrigo Cárdenas